He decidido dejar de odiar mi cuerpo

 

Hoy he decidido dejar de odiar mi cuerpo, amarlo por lo que es, y por los hermosos hijos que me ha dado. Me ha tomado mucho tiempo, pero hoy, quiero platicarte mi historia.

Mi relación con la báscula empezó, más o menos a los 13 o 14 años, mi cuerpo estaba cambiando, y había un chico que me encantaba.

Un día, le pedí a mi mejor amiga que le llamara para preguntarle si yo le gustaba, mientras yo escuchaba al otro lado del teléfono;
Nunca olvidaré sus palabras “tiene muy bonita cara, peeeero su cuerpo no tanto.”
Sentí como algo dentro de mí se rompía, sin embargo seguí adelante, y aún así al final del año le pedí un beso y me despedí de él, por que yo aún creía en mí.

Años después, audicioné para entrar en un grupo musical muy de moda en aquel momento.

Emocionada, ví como poco a poco iba avanzando en la competencia hasta quedar en las finalistas. Nos hicieron entrevistas para una revista que se llamaba “ERES” que era súper famosa, y emocionada corrí a decirle a todos mis amigos y familia para que compraran la revista.

Y cuando salió, abajo de mi foto, decía lo siguiente “Aunque es muy linda, está un poco pasadita de peso, pero seguro con el ritmo del grupo llegará a estar increíble”. Cabe mencionar que no estaba gorda, para nada, simplemente no era flaquísima.

Quería que el mundo me tragara, y caí en una depresión muy fuerte. Había sido llamada gorda a nivel nacional. Y una voz dentro de mi pensó que mi valor dependía directamente de mi peso, y ahí se quedó para siempre. Decidí dejar de comer, y empezó mi lucha con la anorexia y bulimia. Pero con ayuda de mis amigas, que se dieron cuenta a tiempo, pude salir adelante.

Al ser actriz, tu cuerpo y tu peso son muy importantes, por que estas vendiendo una imagen, así que durante los siguientes 20 años he vivido inmersa en dietas de todo tipo, con carbohidratos, sin carbohidratos, con proteínas, con jugos verdes, con pastillas, con licuados, de la zona, de atkins weight watchers, etc. Subiendo y bajando de peso, poco a poco.
Logré llegar a mi peso ideal, con mucho trabajo, ejercitándome 6 o 7 horas diarias y mucha disciplina a la hora de comer, contando cada caloría, mi vida ERA ser flaca.

Y así estuve por algunos años.

Hasta que me embaracé por primera vez, tuve una depresión post parto muy fuerte, un niño muy demandante y un esposo que viajaba mucho, así que decidí dejar descansar a mi cuerpo , y así lo hice, me dediqué a mi hijo con toda el alma, pero no sin críticas de mi familia y amigos, “oye te tienes que cuidar, no te dejes, siendo tan bonita no te abandones, todavía estas joven, échale ganas” estoy segura que sus intenciones eran buenas, veían mucho “potencial” en mí, pero me hacían sentir que lo que hacía no era suficiente, que yo no era suficiente, que estaba mal, pero estaba muy cansada…

Después vino el segundo embarazo con algunos kilitos de más, y desde hace 3 años me ha sido mucho, mucho más difícil perder el peso que gané, hoy tengo 15 kilos de más.

Cuando por fin decidí bajar de peso fue casi imposible. Durante 5 meses haciendo ejercicio y dieta, logré bajar 7 kilos, pero a tan sólo unas semanas de dejarla, mi peso había regresado y aún mucho más.

Me enojé conmigo misma, me odié, cada que tenía que vestirme o verme en el espejo pensaba, sólo en lo que tenía que cambiar, en cómo me vería sin tanta panza, lo importante era lo que podía llegar a ser, si cambiaba, no en lo tenía enfrente. Sólo veía mis defectos.

Hoy escribo esto por que estoy harta, quiero dejar de odiarme, de querer cambiarme , quiero empezar a amarme, inclusive con mis kilos de más, mi panza, mis estrías y mi celulitis.

Quiero despertar cada mañana dando gracias por lo que soy y lo que he construido, y no maldecir otro día que no desperté siendo flaca. Mi cuerpo no está Mal; lo que está mal es no aceptarse a uno mismo.

Siempre he pensado que cuando bajara de peso sería más feliz, y exitosa. Pero quiero ser feliz HOY con lo que tengo, así como soy. Y cuidarme, por que quiero estar más saludable, no por que si no, no valgo nada.

Así que ahora estoy trabajando primero conmigo, con mi amor personal, con mi autoestima. No ha sido fácil y estoy muy lejos de lograrlo, quiero amarme, amar mi cuerpo, amar mi piel, y cuidarlo, para que esté mejor, no odiarlo por no ser perfecto.

Quiero habitar mi piel, y agradecer cada parte de ella, que cuenta mi historia. Quiero reconciliarme con mi cuerpo y mi alma. Quiero ser feliz conmigo.

Gracias por tomarte el tiempo y leer hasta aquí, compartir esto no ha sido fácil, pero estoy segura que poco a poco encontraré el camino.

Un beso grandote de colores 😘

Panterita

#amate #bodypositive #selflove #nomasdietas #mujerconcurvas